Elegir transportin para perro o gato

Elegir transportin para perro o gato
Transportines duros, blandos y acolchados. Con ruedas, en forma de mochila o de cesta. Hay infinitos modelos de transportines para nuestra mascota. Por eso, ¿cómo saber cuál es el mejor transportín para nuestro perro o gato?

Lo primero que debemos saber, es que es de vital importancia comprar un transportín homologado,  en tiendas especializadas. La seguridad  de nuestro animal debe ser lo primero, y que el transportín esté homologado, evitará sustos de seguridad: que la cerradura no se abra, que no se rompa alguna pieza y que cumpla con las medidas necesarias (importante si viajamos en tren o avión) etc. 

Una vez nos disponemos a comprar el transportín, hay que tener en  cuenta el tamaño del animal. Esto es muy importante: el transportín no tiene que quedarle pequeño ni grande a nuestra mascota. Tenemos que encontrar el término medio para que nuestro perro o gato viaje de la manera más cómoda posible. Nuestra mascota tiene que tener el espacio necesario para poder darse la vuelta y poder ponerse del pie dentro del transportín.
Para poder cumplir esta norma, tenemos que conocer las medidas de nuestra mascota.

¿Cómo medir a nuestro animal?

1) Comenzaremos midiendo desde el hocico hasta el inicio de la cola. (A)
2) Desde las articulaciones hasta el suelo. (B)
3) Ancho del animal (C)
4) Altura del animal desde el suelo hasta la parte superior de la cabeza o puntas de las orejas.
5) La altura del animal sentado hasta la parte superior de la cabeza o punta de las orejas (esto depende de la raza del animal, ya que hay perros o gatos que tienen las orejas puntiagudas y son más altas que la cabeza). Esto es importante: las orejas no deben tocar el techo del trasportín. (D)

Con estos datos, hay que realizar una pequeña formula con la que  sacaremos que  dimensiones tiene que tener el transportín.
Largo: A + MITAD DE B
Ancho:  C x 2
Alto: D + MITAD DE B

Tipos de transportín

Transportines rígidos: Estos transportines son más aconsejables que los demás. Que las paredes sean rígidas harán que nuestro animal vaya más protegido de los factores exteriores.  Que sean rígidos, no significa que no sean cómodos para el perro o gato.  Algunos ya vienen con un cojín interior, otros en cambio vienen sin nada pero se pueden acolchar sin problema.

Transportines tipo bolso: Indicado sobre todo para animales de raza pequeña o cachorros. El material con el que están fabricados es blando, por lo que no protege en exceso a nuestro animal. Por esta razón, con estos transportines  lo  mejor es hacer viajes cortos (por ejemplo, al veterinario) y que siempre esté controlado por nosotros para protegerle.

Transportines de metal: Este tipo de transportines generalmente se utilizan como zona de juegos o descanso para el animal. Por ejemplo, si es cachorro y empezamos a dejarle solo en casa. También se pueden ver en exposiciones caninas.

Todos los transportines, vienen dotados de rejillas para que la ventilación del animal sea constante.

Por último, debemos acostumbrar poco a poco a que nuestro animal se familiarice con el trasportín. Es importante hacerlo con tiempo y calma para que no le tenga miedo a este nuevo objeto, en el que tendrá que estar un tiempo, sobre todo si vamos a emplearlo para viajes largos.

Deja una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Sitio web: (URL del sitio conhttp://)
* Comentario:
Escriba el código