Diabetes en perros y gatos

Diabetes en perros y gatos
La diabetes es una enfermedad causada por la incapacidad del cuerpo de producir o usar la insulina, lo que hace que el perro o gato tenga niveles de azúcar en sangre demasiado altos. Se calcula que 1 de cada 500 perros y 1 de cada 200 gatos padece diabetes.

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y permite a las células coger azúcar de la sangre y usarla para su funcionamiento.

La diabetes mellitus aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando las células no pueden usar la insulina para coger azúcar. Hay dos tipos de diabetes: la de tipo 1 y la de tipo 2.

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina.
La diabetes tipo 2 en cambio sucede cuando hay suficiente insulina pero el cuerpo no la puede usar, o cuándo el páncreas produce insulina pero no toda la que el cuerpo necesita.

La gran mayoría de los perros diabéticos tienen la diabetes del tipo 1 y por tanto la administración de insulina de por vida se hace necesaria. Mientras que la diabetes del tipo 2 es más frecuente en gatos y personas.  

Entre los perros, las hembras sin esterilizar y los perros de mediana/avanzanda edad, son los mas propensos a sufrir esta enfermedad.  Los gatos mayores, también tienen más probabilidades a sufrir diabetes y los machos castrados.

SINTOMAS:

Hasta que nos demos cuenta de que algo le ocurre a nuestra mascota, puede pasar un tiempo. Los síntomas variaran dependiendo en qué fase de la enfermedad se encuentre.  No obstante, los síntomas que pueden darse: orinar demasiado, beber mucha agua, pérdida de peso pero más apetito, poco activo.

Si notamos que nuestra mascota padece estos síntomas y  le notamos diferente, debemos acudir al veterinario para que pueda hacerle las pruebas necesarias y dar con lo que le pasa. Tendrá que hacerle análisis de orina  y de sangre.

Cuando un perro o gato es diagnosticado de diabetes,  la recomendación suele ser dieta, ejercicio moderado e insulina. De esta manera, se podrán mantener controlados los niveles de azúcar en la sangre.

Insulina: a través de medicamento por vía oral o jeringuilla, puede ser administrada.

Dieta: Es muy importante controlar la alimentación de nuestra mascota, sobre todo si padecen obesidad. La alimentación indicada suele ser baja en grasas y calorías. La dosis de insulina depende de cómo se encuentre el perro, de su peso y las necesidades que tenga.

Ejercicio: además de ayudar a prevenir la obesidad, que no hace nada bien a nuestra mascota, ayuda a quemar el exceso de glucosa.  Indicamos que el ejercicio debe ser moderado, ya que de la otra manera, realizando un ejercicio excesivo, puede provocar en tu  mascota hipoglucemia, que es lo que queremos evitar.

La salud de nuestra mascota, es lo mas importante. Debemos cuidar de ella. 

Deja una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Sitio web: (URL del sitio conhttp://)
* Comentario:
Escriba el código