Como poner bozal al perro

Como poner bozal al perro
Para viajar en transporte público, poder acceder a ciertos recintos, si es considerado de raza ppp o su comportamiento lo requiere, nuestro perro tendrá que ir con bozal.
Aunque si el bozal se emplea porque la conducta del animal no es la deseada, es mucho más aconsejable tomar otras medidas como educar y enseñarle a que no tenga ese tipo de comportamientos.

Poner el bozal a nuestro perro, es un proceso que requiere tiempo ya que no es nada positivo para el animal colocárselo de un día a otro. Tendrá que ir poco a poco familiarizándose con él.
Empezaremos mostrándole el bozal al perro, también se le puede dejar a su alcance para que sea él quien se va acercando al objeto, lo olisquea, lo mira y lo tiene cerca. Si se lo mostramos y se acerca a él, le podemos entregar un trocito  de premio.

A medida que se vaya familiarizando con él, se lo iremos mostrando más a menudo durante el día. Por ejemplo, podemos realizar los paseos con el bozal enganchado a la correa,, de manera que lo vea y esté cerca suyo.

Si la respuesta es positiva, ya se puede probar a ponerle el bozal, sin apretárselo. Durante unos pocos segundos (3-4), se le pone el bozal y al quitárselo, se le vuelve a premiar. Así progresivamente, también nos podemos ayudar colocando unos snack en la cesta para que el se arrime poco a poco. Si todo va bien, se puede intentar atar el bozal. Es  importante que no se le tenga al perro durante muchos segundos con el, y siempre estar atentos porque a la mínima que empiece a ver una respuesta negativa por parte del perro, tendremos que retroceder en el proceso y volver a empezar con calma.

Si el perro va respondiendo bien durante este proceso, le empezaremos a poner el bozal abrochándoselo. Si vemos que lo aguanta y está tranquilo, será momento de empezar probándolo en la calle. Estaremos pendientes del perro y de su comportamiento, quitárselo  porque se está poniendo nervioso no es nada positivo. Es mucho mejor que le observemos y nos adelantemos quitándole el bozal si vemos que no va bien. De esta manera no hará asociaciones negativas. Le premiaremos cada vez que le quitemos el bozal.

Si todo lo mencionado se supera correctamente, significará que el perro no asocia el bozal como algo negativo o traumático.

Como muchas otras veces os decimos, con tiempo y paciencia, todo se puede conseguir. Pero necesita dedicación para poder hacerlo progresivamente.

Deja una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Sitio web: (URL del sitio conhttp://)
* Comentario:
Escriba el código