Juegos de olfato para perros

En:

Juega junto a tu perro. Los juegos de olfato para perros son la actividad ideal para desarrollar la mente y su olfato.

En la vida de los perros, los paseos diarios son fundamentales. Pero además de eso, hay otra actividad importante que hay que llevar a cabo con nuestra mascota. Estamos hablando de los juegos. En este caso de los juegos de olfato, que son otra parte fundamental para el desarrollo de los perros. Además de combatir el aburrimiento, nosotros jugamos con ellos (que siempre es más entretenido que lo hagan solos con una pelota) y sobre todo desarrollan la parte cognitiva del cerebro.

Lo bueno de los juegos de olfato, es que se pueden realizar tanto en la calle como en casa. En definitiva, presentan múltiples beneficios para nuestro perro. Os lo contamos todo.

¿Por qué jugar a los juegos de olfato con nuestro perro?

Jugar con nuestro perro hace que nuestro vínculo con el, sea aún más especial. Les dedicamos tiempo y prestamos atención. En definitiva, es un rato para y de los dos.

Los juegos de olfato, hacen que nuestro perro encuentre objetos que le escondemos. Esto hace que se convierta en una actividad en la que además de ejercitar la mente, también les ayuda físicamente y lógicamente en su desarrollo olfativo. Y es que, los perros a diferencia de los humanos, cuentan con aproximadamente 300 millones de receptores olfativos. Es muy interesante aprovechar ese potencial que tienen y desarrollar ese sentido que les hace conectar con el resto de las cosas. 

Hay que añadir también que este tipo de juegos, aportan calma y  tranquilidad a nuestro perro. Evitan el estrés y la ansiedad que los juegos físicos les pueden generar. Por ejemplo, el juego de tirar la pelota y que corran tras ella. 

Si nunca antes hemos jugado con nuestro perro de esta manera, o por el contrario queremos ampliar los juegos que hacemos con el, no te preocupes. Hay un montón de juegos que se pueden llevar a cabo. Están los juegos de olfato caseros que se pueden realizar con objetos cotidianos (hay muchas variantes), y están los juegos del mercado especializados para tal fin.

Con los objetos que tenemos en casa, podemos: 

Jugar a esconder objetos: Un juguete de nuestro perro es lo que necesitamos para realizar este juego. Le daremos a oler a nuestra mascota el juguete y después la esconderemos.  Mientras lo escondemos, el perro debe estar esperándonos quieto en algún lugar de la casa.
Cuando lo hayamos escondido, le daremos a oler nuestras manos (ya que olerán al juguete) y le daremos la orden de que comience a buscarlo. Para ello basta con decirle un: “busca”. Se lo diremos una única vez. No es recomendable abusar de la palabra. En caso de que no reaccione a nuestra orden de busca, podemos emplear otras palabras como "dónde está". 

Cuando lo encuentre, lo felicitaremos. Podemos dejarle que esté con su juguete, y después volveremos a empezar.
Con este juego, podemos comenzar en casa o en un espacio pequeño, y a medida que vayamos practicandolo, el espacio puede ser más amplio y con las objetos alrededor. Por ejemplo, en una explanada de parque, bosque etc.  

Jugar con comida: 
Prácticamente es lo mismo que el juego de los objetos, pero esta vez lo que escondemos es comida. El juego es altamente atractivo. Podemos esconderle desde bolitas de pienso o pequeños snack, hasta cosas más saludables pero igual de apetecibles: fruta. Por ejemeplo, un trozo de melocotón y piña (por su intenso  olor), manzana, plátano etc.
 
Esconder el premio en la mano: En una de las manos, nos esconderemos el premio que queramos dar a nuestro perro (lo haremos con las manos en la espalda para que el perro no pueda ver donde lo colocamos). Después, se las daremos a oler, tendrá que señalar en qué mano se esconde el premio.
Podemos escondernos un pequeño snack. Si acierta en la mano en la que lo hemos escondido, se lo daremos. Acompañandolo por un "muy bien" o la palabra que habitualmente utilizamos para indicarle cuando ha hecho algo bien.
En caso contrario, le notificaremos que no está ahí. Por ejemplo con un leve "no,no" y no le daremos el premio que escondemos en nuestra mano.
Si repetimos el juego, acabará acertando y conseguirá la golosina.
 
Detectar un olor: Este, quizás sea el juego más complicado de los nombrados. Requiere algo más de tiempo de entrenamiento para que nuestra mascota sepa que tiene que hacer. El juego consiste en que al perro le damos una sustancia a oler, y solamente será premiado si detecta la sustancia que le estamos enseñando.

Estos juegos entretienen a nuestro perro, al mismo tiempo que nos divertimos juntos. Se aconseja jugar con nuestra mascota a estos juegos de olfato con regularidad. Eso si, deben de ser "partidas" cortas. Son juegos que cansan a nuesotros perros. Es mas conveniente que la sesión se quede corta, que abusar de ella.  Lo mas aconsejable es comenzar con un juego básico y  a medida que el perro controle y se desenvuelva positivamente, irán subiendo los niveles. Pero poco a poco, sin correr. 

¿Os animáis a probarlos?

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre
  • Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Iniciar sesión o Restablecer la contraseña